martes, 27 de diciembre de 2016

Trastorno Narcisista de la Personalidad: Criterios de Diagnóstico ¿Para qué sirven?


A continuación, reproduzco literalmente los criterios de diagnóstico de la clasificación DSM-IV-TR sobre el trastorno narcisista de la personalidad:

A. Un patrón general de grandiosidad (en la imaginación o en el comportamiento), una necesidad de admiración y una falta de empatía, que empieza al principio de la edad adulta y que se da en diversos contextos, tal como lo indican cinco (o más) de los siguientes ítems:

(1)  un sentido grandioso de la propia importancia

(2) preocupación por fantasías de éxito, poder, brillo, belleza o amor ideal ilimitados

(3)  cree que es especial y único y que sólo pueden comprenderle, o sólo debería relacionarse con, otras personas (o instituciones) especiales o de elevado estatus

(4)   exige una admiración excesiva

(5) tiene una sensación de “estar en su derecho”, es decir, expectativas poco razonables de recibir un trato de favor especial o la anuencia automática con sus expectativas

(6)  tiende a la explotación interpersonal, es decir, saca provecho de los demás para lograr sus propios objetivos

(7) carece de empatía, es decir, es incapaz de reconocer o identificarse con los sentimientos y las necesidades de otras personas

(8)  a menudo tiene envidia de los demás o cree que los demás le tienen envidia

(9)  presenta actitudes o conductas arrogantes o soberbias

Esta información, que se encuentra repetida en miles de sitios por toda la Red, es de vital importancia a la hora de identificar si determinado sujeto con quien nos relacionamos padece o no un trastorno narcisista.

Por supuesto, mientras no tengamos un diagnóstico médico definitivo, los criterios sólo sirven de orientación a la hora de evaluar la conducta y personalidad de la persona en cuestión.

Sin embargo, lo sé por experiencia, es muy difícil obtener un informe médico para cada caso concreto, principalmente porque el narcisista no se va a someter a semejante prueba, ni estamos en condiciones de exigírsela. Ni siquiera es recomendable, bajo ningún concepto, que lo confrontemos directamente comunicándole nuestra sospecha sobre su trastorno mental. 

En esto, no me cansaré de repetirlo, hay que ser bastante prudentes. Provocar una injuria narcisista, y consecuentemente la ira del narcisista ("rage" en inglés), puede tener consecuencias devastadoras.

Dicho esto, hay que señalar que algunos rasgos del narcisista son tan claros y evidentes, especialmente cuando empezamos a descubrir lo que hay detrás de la máscara en la fase de devaluación, que basta con haberlos experimentados en carne propia para darse cuenta del trastorno narcisista del abusador, siempre y cuando se conozcan los criterios de diagnóstico antes expuestos.

Es más, uno de mis mayores sufrimientos,  y me imagino que el de otras víctimas también, fue no saber identificar ni comprender en su momento ni la personalidad tóxica de mi "amigo" ni las situaciones de abuso emocional a las que me estaba sometiendo de manera casi siempre encubierta. 

Durante un tiempo, incluso, llegué a pensar que el problema estaba en mi. Era yo él que se había convertido en una persona dependiente y extremadamente sensible, una sensación que erosionaba mi autoestima.

Este estado de perplejidad y confusión duró hasta que pude identificar la personalidad tóxica del sujeto: narcisista, y reconocer su conducta hacia mi como lo que era en realidad: abuso narcisista.

Este paso fue realmente decisivo. Ponerle nombre a las cosas y llamar narcisismo a lo que es narcisismo, abuso a lo que es abuso, y no otra cosa, fue el principio de mi liberación.

Las víctimas necesitamos hacerlo, aunque sea tentativamente, porque sólo así comenzaremos a comprender lo que está ocurriendo y saldremos del estado de confusión en el que nos ha sumido la conducta errática del narcisista.

Por supuesto, este proceso de identificación lleva su tiempo, vamos recopilando datos, observando, confrontando información, hasta que cada vez con mayor claridad logramos ponerle nombre propio a la personalidad tóxica con la que estamos entrampados.

En mi caso concreto, el golpe de gracia vino cuando en una conversación que tuve con el sujeto me percaté de la extremada crueldad y frialdad con la que se dirigía a mí, sin la menor consideración hacia mis sentimientos y emociones. A pesar de que me sentía emocionalmente roto, tuve luces para percatarme que no era normal esa falta total de empatía para conmigo.

Esa fue la voz de alarma. La bandera roja definitiva que necesitaba.

Enseguida me fui a Google y escribí "falta de empatía" en el buscador. Y empezaron a aparecer páginas y más páginas sobre el trastorno de la personalidad de mi "amigo", y, ¡eureka! todas las piezas del rompecabezas comenzaron a encajar.

Pero los criterios no sólo sirven para identificar al narcisista, también ayudan a comprender lo que él piensa, su mentalidad, y que se refleja en muchas de sus conductas abusivas y manipuladoras, un tema que comentaremos en una próxima ocasión.

@libresdelnarcisista

4 comentarios:

  1. Buenísimo blog no puedo parar de leerlo, es enserio, llevo una hora aquí pegado y quiero más. Estaría genial que pusieras tus anecdotas como cuentos.

    Yo sufrí un abuso narcisista mínimo. Como de 1 mes. También mi primo es narcisista pero súper encubierto. Y ahora recuerdo que siempre era indiferente conmigo yo pensé que lo hacía sin querer pero me di cuenta de que todo lo hacía aproposito. Lo hace porqué el mismo es consciente de que no es perfecto y no lo aguanta. Muy buen Blogg.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Erick, me alegra un montón que te haya ayudado la lectura de este blog. En realidad lo he dejado estos últimos meses, pero espero retomarlo, porque no hay mejor forma de ayudarse que ayudar a otros. Un saludo

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Es una fase en el ciclo de las relaciones con personas narcisistas y otros depredadores emocionales. Después de la idealización, o el período de oro, comienzan a devaluar a su víctima, ya sea porque comienzan a descubrir defectos o simplemente porque se aburren. En la devaluación van mostrando su verdadera naturaleza manipuladora y recurren a todo tipo de artimañas y maquinaciones para extraer combustible negativo de la víctima que tiene para ellos más valor que el positivo. La experiencia de vivir esta fase de la relación es de carácter tremendamente traumático para las personas y suele dejar bastante secuelas a todos los niveles: emocional, psicológico, etc. Prometo dedicar a este tema tan importante próximas entregas en el blog. Un saludo, amigo.

      Eliminar