miércoles, 21 de junio de 2017

"Y NADA MÁS": Los narcisistas y la realidad


Comienza el verano. La tarde se despereza por entre los montes, un sencillo tema de Silvio Rodríguez, el conocido cantautor cubano, me zarandea.

 "Y nada más"

Ese momento en que la venda cae de nuestros ojos, ¡oh dolorosa gracia!, y vemos al fin que detrás del inflado, superlativo, ego del narcisista no hay nada, todo es humo, sólo es una máscara, una cascara vacía.

Aquel que era objeto de nuestros desvelos resultó ser un fantoche, un maniquí de vidriera, un completo machango

Burlados en nuestra buena fe, decepcionados, sólo nos queda mirar la realidad en toda su desnudez y pureza

Aceptando y viviendo la realidad  es como comenzamos a recuperarnos del abuso. Hemos sido víctimas de una ilusión, de un espejismo que nos hizo creer que tal persona era real y nos amaba o era nuestro amigo. 

Los narcisistas odian a muerte la realidad. Están peleados con ella. Su narcisismo patológico constituye una verdadera ruptura con el mundo real. 

Han construido en su mente alucinada una realidad paralela, un universo virtual, una vía de escape para no enfrentarse a la verdad acerca de ellos mismos y de los otros. Así lograron sobrevivir a la experiencia traumática que está en el origen de su trastorno de personalidad.

La idea grandiosa que tienen de sí mismos, sus fantasías de éxito ilimitado, el sentirse únicos y con derecho, no se corresponde con la realidad objetiva de lo que ellos son: seres humanos con virtudes y defectos, con vulnerabilidades como cualquiera. Ni son especiales, ni tienen más derechos que otros, ni están por encima, ni son superiores.

Para alimentar y defender esta falsa realidad, necesitan continuamente el combustible que les hace sentir que tienen el poder y que controlan a los demás, que son superiores y que los dominan. Como no viven en la realidad, tienen que devaluar a la gente que se relaciona con ellos, explotarlos, tratarlos como si fueran cosas, como si fueran extensiones de sí mismos.

En su guerra con la realidad intentarán hacernos creer que la verdad de lo que sucede está en sus palabras insidiosas, negarán nuestra percepción, invalidarán lo que sentimos. 

Pero la realidad es terca, hermano, se impone siempre, a ella nos atamos como un alpinista a la cuerda que lo sujeta. Nos aferramos a los hechos, puros y duros, como un científico a los datos del laboratorio.

Como se refugiaron en su mentira como en un bunker, como reprimieron cualquier contacto con su yo vulnerable y deshecho, no desarrollaron ni su empatía ni su conciencia moral. Dos cualidades de la inteligencia humana estrechamente ligadas a nuestra conexión con el mundo real.

Los narcisistas son trastornados en toda regla, gente traumatizada que ha roto con la realidad a través de la construcción de su "falso yo". 

Por eso, para nosotros, que hemos formado parte de la burbuja del narcisista, nada más medicinal que la realidad.

La realidad acerca del grave trastorno de personalidad que sufren estas personas que llamamos narcisistas.

La realidad sobre nosotros, lo que somos, nuestra dignidad, nuestros talentos, nuestros sueños, nuestras alegrías, nuestras lágrimas, nuestro infinito valor como seres humanos.

La realidad del abuso que hemos sufrido, con todas sus secuelas.

La realidad misma de nuestra recuperación, como seres abiertos a la vida, capaces de crecer, constructores de nuestro propio destino.

La realidad, sencillamente, la realidad, el fundamento de todo. 

Y nada más.

@libresdelnarcisista


lunes, 19 de junio de 2017

La música nos ayuda a recuperarnos del abuso narcisista


La música ha estado siempre muy presente en mi vida. Amo la música, como amo también la poesía, el arte, la filosofía. Al principio de mi relación con el narcisista estos fueron los temas que le sirvieron de enganche conmigo. Durante la fase de idealización, me hizo creer que a él también le interesaban estas cosas.

Con el paso del tiempo, me di cuenta que esa fue la forma de hacerme mirroring, es decir, de reflejar en sí mismo algunos rasgos de mi personalidad como en un espejo, creando un personaje a mi medida, construido con trozos de mi mismo. 

Pero todo fue un espejismo, el centro de interés del narcisista no eran, en realidad, estos temas, sino obtener, a través de ellos, el abundante y rico combustible que yo le proveía. Eso lo supe mucho más tarde.

Durante mi proceso de recuperación la música me ha acompañado como fiel amiga, ella ha sido para mí una vía de escape, en ella he proyectado ideas y sentimientos. Algunas canciones se han convertido en particularmente significativas, quizás porque lograron expresar mi mundo emocional roto, y mi anhelo por reconstruir las piezas y hallar de nuevo mi centro.

Escucho estas canciones en clave existencial. Las rehago mentalmente a la luz de mi historia.

La música es una excelente terapia,  por eso me atrevo a sugerir a las víctimas el ir haciendo un playlist personal, un listado con las canciones que logran expresar nuestro propio mundo y que marquen verdaderamente una nueva etapa en nuestra vida, el tiempo de nuestra recuperación del abuso que hemos sufrido.  

¡El thriller que hemos vivido escapando de las garras del narcisista debe tener su propia banda sonora!:

Canciones para pensar y tomar conciencia de lo vivido, canciones para emocionarnos y llorar si nos viene en gana, canciones que nos motiven y nos sacudan por dentro, canciones para celebrar la vida y nuestras victorias, canciones reivindicativas, solidarias, abiertas a la amistad y a la esperanza.

Melodías para meditar, respirar hondo, relajarnos, sentirnos.

Y a ti: ¿Cuál es la música que activa tu alma? ¿Tienes ya tu listado de canciones? ¿Te atreves a sugerirnos alguna?

@libresdelnarcisista

domingo, 18 de junio de 2017

EL CONTACTO O Y EL DOMINGO: Enfrentar la soledad


Domingo. Recuerdo que meses atrás era el día de la semana quizás más difícil para mí de sobrellevar el Contacto 0. Intentaba estar ocupado, leer, ver una película, escribir, escuchar música, y prácticamente sin darme cuenta, la cabeza se me iba con el narcisista, repasaba de nuevo la relación, las situaciones de abuso, casi siempre encubiertas, experimentando una amalgama de emociones y sentimientos: rabia, vacío, impotencia, tristeza,… soledad.

Tengo una tendencia a ser bastante analítico, a meditar las cosas, repensarlas, eso que de por sí puede ser una gran virtud, me expone a hacer continuos flashbacks, a revivir con mi mente situaciones que fueron francamente traumáticas y dolorosas para mí.  

Una de las cosas que más me costaba, especialmente las primeras semanas que siguieron a mi descubrimiento del trastorno narcisista de mi “amigo” y al brutal descarte que sufrí, era concentrarme en mi trabajo, que, básicamente, es de tipo intelectual. Era una permanente lucha conmigo mismo evitar que mi pensamiento y atención se fueran con el narcisista, a duras penas lograba centrarme en mi tarea, hasta que con el tiempo fui recuperando mi capacidad de concentración y reencontrando mi equilibrio personal.

Sabemos, como hemos dicho otras veces, que si cortamos con el narcisista, pero nuestro pensamiento sigue estando imbuido en la persona de nuestro maltratador, permanecemos en contacto con él, y estamos activando la “mezcla potente” que nos hace vulnerables a su influjo.

Por eso afirmaba en días pasados que la verdadera lucha del Contacto 0 es la que libramos con nosotros mismos.

Hoy día mi experiencia con el domingo ha cambiado, aprovecho este día para descansar, me los tengo reservado para dedicarlo a aquello que verdaderamente me apasiona, y para disfrutar de la compañía de mi familia.

Busco espacios de soledad y de silencio, unos valores que siempre había amado y que se vieron menoscabos en mi relación con el narcisista cuando, merced a sus manipulaciones y acondicionamientos, me había convertido en una persona emocionalmente dependiente y débil.

Redescubrir la soledad, mirarla de frente, enfrentarla, me ha ayudado a crecer como ser humano, a encontrarme conmigo mismo, a recuperar mi libertad.

El narcisista nos manipuló y jugó con nuestro temor a la soledad. Su estrategia no pudo ser más cruel: convertir a su víctima en dependiente de su afecto y luego maltratarla privándola de su atención, menospreciándola, devaluándola y finalmente descartándola con frialdad y cinismo.

Por eso, por eso mismo, cuando una víctima le pierde el miedo a la soledad, la enfrenta, decide defender su autoestima, y atraviesa el desierto de la ausencia, experimenta la verdadera libertad interior. Recupera el control y el poder sobre su vida.

Por supuesto, hay una soledad que hace daño, es la que nos imponen otros, la que no escogemos. Esa es la que el narcisista ofrece continuamente a sus víctimas. Por huir de ella muchas se dejan someter a tratos contrarios a su dignidad como personas.

La soledad que yo digo es otra. Es la que elegimos nosotros mismos cuando decimos: ¡basta ya! y optamos por defender, y en algunos casos, recuperar nuestra dignidad. Soledad es, entonces, ese espacio de respeto por mi propia intimidad, la defensa de lo que soy y amo, la libertad de ser quien soy sin depender de la aprobación de nadie.

Una persona que se quiere y se respeta a sí misma, una persona emocionalmente sana, sabe habitar consigo misma, y no supedita su autoestima a los vaivenes de personas que no saben valorarla.

Una cosa sí les digo, cuando una víctima se libera del temor a la soledad, y redescubre su sentido como una oportunidad para crecer, recupera, repito, el control sobre su vida

Es esa la soledad que nos ayuda a crecer, y la que, curiosamente, nos prepara para vivir en verdadera comunión con los otros.

Sin dependencias enfermizas, ni apegos tóxicos, ni vínculo amo-esclavo.

Verdadera comunión, en reciprocidad, empatía, igualdad, libertad, respeto, amor, con gentes que compartan nuestros valores, personas nobles capaces de alegrarse con nuestras alegrías y llorar nuestros dolores.

Esas son las personas medicina, las personas que merecen estar en nuestro círculo de confianza.

Nuestra capacidad de amar, de ser receptivos, de acoger, se acrisola en el horno de la soledad. Como el oro en el fuego del crisol.

No sé cómo pero hubo un momento en mi relación con el narcisista que comprendí todas estas cosas. Tomé conciencia de su juego manipulador. Me trataba como si él fuera una persona sobrada de amistades y popular (luego me di cuenta que todo era una fachada) y yo estuviera solo y necesitado de compañía. Decidí voltear la tortilla, y a la hora de pedirle que no tuviéramos más contacto, le expuse como argumento que necesitaba estar solo, que quería reservarme un tiempo para estar conmigo mismo, y centrarme en mis sueños y proyectos.

Se quedó mudo y palideció

No le hablé de su conducta maltratadora ni de sus abusos, me imagino que él esperaba eso. No hubo reclamos de ninguna especie. Simplemente que yo quería y necesitaba estar solo. Fue como decirle no eres tú quien me abandona, soy yo quien desea estar solo, es un regalo que me hago a mí mismo.

Esa tarde, cuando el narcisista se marchó, casi sin decir palabra, sentí que tenía de nuevo el control y el poder sobre mi vida.

@libresdelnarcisista


sábado, 17 de junio de 2017

¿Cómo alimentamos al narcisista?: 13 maneras de entregar el combustible


Sábado al fin. Aunque hay muchos temas interesantes sobre el narcisismo, no quiero distraerme, iré a lo que importa, a aquello que pueda sernos útil en nuestro camino de liberación del narcisista, ese es, en realidad, el objetivo de este Blog: compartir experiencias y conocimientos que sirvan de apoyo a las víctimas en su proceso de recuperación.   

Como hemos explicado otras veces, el concepto clave para descifrar el errático comportamiento del narcisista es el de suministro o combustible, la droga que requieren continuamente estos trastornados y que sostiene su "falso yo" grandioso, la construcción de sí mismos que proyectan en los demás.

A través del combustible, sacian su adicción al poder y el control sobre los otros. Es como un fuego que les quema por dentro. Sentirse superiores, sentirse por encima, dominarlos, ñaca, ñaca,...

Sabemos también que reciben este suministro por medio de las reacciones emocionales que provocan en nosotros, ya sean de signo positivo, admiración, atención, reconocimiento, como negativo, enojo, tristeza, ansiedad, etc.

Así alimentamos al narcisista.
 
Existen distintas maneras de entregar el alimento. No todas tienen el mismo valor para el narcisista. Además del tipo de fuente a través del cual lo reciben, ya sea primaria o secundaria u otra, también influye, y mucho, la forma como lo reciben, no es lo mismo una mirada de atención que unas palabras de enfado.

A continuación vamos a especificar estas distintas formas de entrega del suministro, y lo haremos en forma ascendente, de menor a mayor, según el valor que tengan como alimento o combustible para el narcisista.

1. Conciencia:

Aunque el narcisista no esté presente y no nos vea, prevé cual será nuestra respuesta ante su comportamiento porque ha estudiado nuestras reacciones. Sabe, por ejemplo, que estaremos pensando en él si no nos contesta una llamada o falta a una cita. El saber de antemano cual será nuestra reacción emocional le sirve de combustible.

2. Respuesta neutra:

Cuando le comunicamos algo al narcisista y lo hacemos de una manera que no es ni positiva ni negativa. Tiene cierto valor porque hemos interactuado con él y eso significa que le hemos prestado atención.

3. Reconocimiento:

Cuando le reconocemos y reaccionamos ante él, y lo más importante, hemos dicho su nombre. Significa que lo conocemos, que lo hemos aceptado y valoramos su persona.

4. Gestos de amor:

Incluye acciones como un beso, o un abrazo, agarrarse de la mano o incluso hacer el amor. Sorprende que tengan un valor tan bajo como combustible, pero no olvidemos que ellos no consideran el amor como un método potente de conseguir combustible. Los narcisistas saben que son incapaces de amar, y que en este punto somos superiores a ellos, por más que finjan. Además, por regla general, no les gusta la intimidad física, acceden a ella en la fase de seducción porque tiene un gran impacto en las personas empáticas, es su manera de manipularlas y engancharlas. Así las acondicionan para que suministren combustible de mucho más valor cuando la relación se consolide.

5. Palabras de amor:

Los narcisistas valoran más las palabras que los gestos, además saben que las personas empáticas suelen ser bastante expresivas con sus emociones y sentimientos, y esto constituye un buen combustible para ellos: te quiero, te extraño, te necesito,…

6. Gestos de atención:

Cuando hacemos algo por el narcisista, preparar una comida, concertar una reunión, eso subraya su sentido inflado de auto-importancia y les confirma en su convicción de que son únicos y tienen derecho a todo. Les gusta vernos afanados por atenderles, les hace sentir poderosos.

7. Palabras de atención:

Significa estar preparado y dispuesto a hacer cosas por el narcisista, mostrarle que nos preocupamos por él, por su bienestar, y le prestamos atención, decirle por ejemplo: ¿cómo has estado?, ¿has comido?, ¿necesitas algo?, etc. Ellos sienten que tienen derecho a esto, a que nos ocupemos de sus necesidades y les atendamos, pues consideran que estamos a su entero servicio.

8. Gestos de admiración:

La admiración es el corazón del combustible positivo, es lo que realmente desean con toda su alma, observemos que está más arriba, por ejemplo, que el amor. Puede incluir una mirada, un gesto de halago, los aplausos, que nos quedemos con la boca abierta delante de él, etc.

9. Palabras de admiración:

Son un verdadero manjar para el narcisista, son las palabras que les hacen funcionar y que buscan desesperadamente y con glotonería: Excelente, magnifico, espectacular, fabuloso,... Las necesitan y las reclaman como un niño mimoso. Curiosamente valoran mucho más las palabras que los gestos, y si encima se las decimos en público se les caerá, literalmente, la baba de la boca.

10. Gestos de enfado:

Todos los gestos, a veces involuntarios, que acompañan a la frustración y al enojo: fruncir el ceño, caminar dando zancadas, un portazo, agitar el puño, etc. No necesitan ser muy evidentes, cualquier ademán que se encuentre en el espectro del disgusto entra en esta categoría. Suelen estar muy atentos al lenguaje gestual de su víctima cuando la están atacando.

11. Palabras de enfado:

Les encanta cuando, encendidos de ira, le descargamos toda nuestra rabia y nuestro enojo, significa que nos centramos en ellos y que han logrado desestabilizarnos, lo que les hace sentir llenos de poder. Si nuestras palabras son de bronca y disgusto, aunque hagamos el máximo esfuerzo por controlarnos o disfrazarlas,  también funciona como un delicioso combustible.

12. Gestos de llanto:

Sé que es duro lo que voy a decir: cuando nos ven tristes y miserables están ellos en su mejor forma. Si logran acabar con nuestra alegría y optimismo, que envidian terriblemente, están de fiesta, saben que nos han afectado de verdad y que nos vencieron. Si encima ven como estallamos en llanto, el más potente combustible comienza a fluir como de una cristalina fuente.

13. Palabras de llanto:

Si llegan a herirnos al punto que les comunicamos cuán tristes, destrozados y angustiados nos sentimos, entonces es como si entraran en éxtasis, se hinchan completamente de poder como un globo. Estamos en la cima del árbol del suministro narcisista, ahora ya saben que nos han lastimado profundamente.

Entiendo perfectamente que nos sorprenda que sea el combustible negativo el que ocupe los más altos grados en su valoración como suministro narcisista. A mí mismo, al escribirlo, me choca tanta perversión y malignidad. Cuesta creerlo, pero es así, 

Las reacciones negativas son más difíciles de obtener y cuando logran provocarlas se sienten verdaderamente poderosos y superiores. Hacer que una persona empática pierda la compostura y estalle en cólera, o se vea afectada hasta el punto de deshacerse en llanto, les demuestra que son superiores, omnipotentes y que tienen a esa persona totalmente dominada y a sus pies.

Meditemos sobre todas estas cosas, tomemos conciencia de cuán peligrosos pueden ser los narcisistas para nuestra salud emocional y para nuestra vida en general. Decidamos, desde este mismo momento, no alimentarlos más. No caigamos en la trampa de darles combustible positivo, como una forma de mantenerlos a raya. No les basta, llegará un punto en la relación en que reclamarán combustible negativo, porque se aburren de nuestros halagos y de nuestra admiración, y es entonces cuando inician la fase de devaluación.

No olvidemos que son adictos, y están trastornados, saben que nos hacen daño, pero no se frenaran hasta lograr extraer de nosotros reacciones emocionales negativas, a un alto costo emocional y psicológico para nosotros.

No juguemos con fuego. Plantemos cara al abuso, establezcamos nuestras defensas, pongamos murallas, y permanezcamos firmes en nuestra decisión de tener un Contacto 0 con esta gente tan venenosa.

Una clave sencilla, aunque difícil de practicar, para sacudirlo de nuestra vida: no reaccionar emocionalmente a nada que tenga que ver con su persona. Se los aseguro, terminará marchándose a otra parte. Nadie puede vivir sin alimentarse, tampoco el narcisista.

Como siempre, atento a sus comentarios y preguntas. Un saludo y feliz fin de semana.

@libresdelnarcisista


miércoles, 14 de junio de 2017

EL ALFABETO NARCISISTA

Los narcisistas se ven a sí mismos de manera totalmente diferente a los demás. Los contrastes pueden ser reveladores: “Espejito, espejito,… ¿quién es el hombre más bonito?”

Para ilustrar esto, aquí hay dos alfabetos. A la izquierda están algunas de las cualidades auto-engrandecidas e infladas que los narcisistas se atribuirían a sí mismos cómodamente. A la derecha están algunos de los descriptores, no tan brillantes desde luego, de los comportamientos y rasgos que muchos de los que conocen a los narcisistas usarían para describirlos.

A medida que leas este alfabeto, observa qué palabras resuenan en ti con más fuerza a la hora de describir a las personas narcisistas que conoces.

Esta lectura puede traerte una gama de sensaciones, quizás diversión, tristeza, cólera, indignación.

No te lo tomes muy a pecho. Los narcisistas están en una misión: convencer, encantar o coaccionar a otros para que los vean en términos superlativos. Su autoestima temblorosa depende de ello.

Al mismo tiempo, los intentos de los narcisistas de degradar y explotar a otros son tan hirientes y destructivos que no viene a cuento explicártelos ahora. Si lo has vivido lo sabes, y punto. Su incapacidad de asumir la responsabilidad de sus acciones es, sencillamente, patética.

Si ya conoces a los narcisistas estarás de acuerdo conmigo que, frente a gente de esta ralea, la mejor opción es la indiferencia.

Nosotros, que somos bastante imperfectos, no tenemos otra recomendación que hacerte sino que cuides bien de ti mismo y que evites todo contacto con estos personajes tan alucinantes (y alucinados).

Nota: He omitido K, X, y Y. Esas letras me enviaron corriendo al diccionario, encontrando palabras aplicables, pero demasiado complicadas y hasta góticas. Cómo ya tenemos demasiada oscuridad en este mundo de los narcisistas, lo he dejado así. 


COMO SE VEN LOS NARCISISTAS A SI MISMOS
COMO VEN A LOS NARCISISTAS LOS QUE LOS CONOCEN
  A
Admirables
A
Arrogantes
B
Brillantes
B
Belicosos
C
Colosales
C
Controladores
D
Dominadores
D
Déspotas
E
Excepcionales
E
Explotadores
F
Fabulosos
F
Falsos
G
Grandiosos
G
Gruñones
H
Heroicos
H
Hipócritas
I
Importantes
I
Inflados
J
Justicieros
J
Jactanciosos
L
Loables
L
Liantes
M
Magníficos
M
Manipuladores
N
Notables
N
Negativos
O
Originales
O
Orgullosos
P
Perfectos
P
Prepotentes
Q
Queridos
Q
Quejicas
R
Reconocidos
R
Rencorosos
S
Superiores
S
Superficiales
T
Talentosos
T
Tramposos
U
Únicos
U
Usurpadores
V
Vencedores
V
Vanidosos
Z
Zalameros
Z
Zafios



@libresdelnarcisista

martes, 13 de junio de 2017

CONTACTO 0: 30 preguntas sobre el abuso narcisista


Los que hemos sufrido el rudo ciclo narcisista quedamos, con frecuencia, mentalmente atrapados. Una serie de interrogantes ocupan nuestra cabeza recurrentemente. Nuestro perfil empático, típico de las víctimas de este tipo de abuso, nos mueve a querer comprender el por qué de una situación que claramente nos desborda. 

El narcisista lo sabe, conoce nuestro modo de pensar, prevé que pasaremos un tiempo paralizados, con nuestra atención focalizada en él, intentando encontrar respuestas.

Después de visitar miles de páginas en Internet, tanto en español como en inglés, de gastar horas viendo vídeos, participando en foros, escuchando testimonios, etc. he observado cómo víctimas de todas partes del mundo, desde España hasta Australia, repiten las mismas preguntas una y otra vez. Las mismas que yo mismo en su momento también me hice.

El martilleo de estas cuestiones dificulta enormemente el mantenimiento del Contacto 0. Hasta que no se resuelvan nuestra atención estará puesta no en nosotros mismos, en nuestra recuperación, sino en la persona del narcisista, activando así la "mezcla potente", el veneno que nos hace tremendamente vulnerables a su influjo.

Es por eso que he decidido, como una preparación indispensable para establecer el Contacto 0, responder las principales preguntas que he visto repetidas en todas partes. Las respuestas, basadas en mi propia experiencia y en la de otras víctimas, son acordes a la mentalidad del narcisista y a las características mismas de su trastorno de personalidad. 

La mayoría de las respuestas son difíciles de tragar, pero es la realidad pura y dura.

El tener a mano esta lista nos ahorrará ese peregrinaje que nos lleva de página en página, y de foro en foro, intentando resolver el montón de dudas que nos asaltan, enganchados a pensar una y otra vez en el narcisista. Y lo que es mejor, nos ayudará a estar mejor enfocados a la hora de establecer, y mantener, el Contacto 0.

A continuación las preguntas con sus respectivas respuestas:

1. ¿Por qué me trató tan mal después de haber sido yo tan generoso y amable con él?

Tu combustible positivo perdió su frescura y brillantez, se volvió rancio. Necesitó entonces extraer de ti el combustible negativo, de más calidad, potencia y vigor, para mantener su existencia. Es todo, y no le des más vueltas.

 2. ¿Cómo pudo dejarme así después de todo lo que hice por él?

Con absoluta facilidad. Los narcisistas sólo piensan en sí mismos. Eres sólo un aparato, una cosa, para él no eres una persona. Alguien nuevo tiene ahora su atención.

3. ¿Cómo pudo pasar a otra persona tan pronto después de asegurarme que éramos almas gemelas y que estaríamos juntos por siempre?

Ésas son frases estándar que dispersan como confeti para seducir. No significan nada para ellos pues son mentirosos habituales. El reemplazo ya estaba listo a la hora del descarte, porque nunca se quedan sin fuente principal de suministro. No necesitan un tiempo para recuperarse de la relación, porque ellos nunca desarrollan ningún tipo de vínculo o conexión emocional con nadie.

4. ¿Qué estarán haciendo con su nueva adquisición?

Más o menos lo mismo que hicieron contigo. Seduciéndoles y dándoles el período dorado. Aplicarán técnicas similares a la forma en que te encantaron e hipnotizaron como lo hicieron contigo. En este sentido, son tremendamente previsibles.

5. ¿De qué manera esa persona es mejor que yo? ¿Qué tiene esa persona que yo no tenga?

La verdad es que la nueva persona no necesariamente es mejor que tú, ni mucho menos. Los rasgos personales se desvanecen, sólo es una fuente de combustible. En este sentido, son brillantes y nuevas y, por  tanto, sorprendentes. Lo único que importa aquí es que le ofrecen un combustible positivo, maravilloso y potente. En realidad, te sorprenderías de cuánto en común tienen todas las víctimas de los narcisistas: generosidad, empatía, etc.

6. ¿Se sienten felices con esa persona ahora?

No, no se sienten felices, tal y como tú entiendes la felicidad. Lo que se sienten es hinchados por el poder que surge en ellos por el combustible. Le dirán a todos que son felices para mantener las apariencias y con la esperanza de que te enteres de su enorme alegría con esta nueva persona. Es todo.

7. ¿Puede mi amor cambiar al narcisista?

Un mito que nos puede hacer mucho daño es creer que “el amor todo lo puede”. No, en este caso por más que amemos al narcisista él no va a cambiar. Eso es una trampa, ellos no pueden ni quieren ser diferentes a como son. Lo cierto es que ellos rechazan totalmente nuestro amorodian que los amemos, porque no pueden amar, y porque lo consideran una vulnerabilidad que los haría inferiores, así de claro. Lo único que quieren es el combustible que puedan extraer de nosotros.

8. ¿Sospechará que lo espío por las redes sociales?

Por supuesto. Quiere que hagas eso para que no puedas seguir adelante con tu vida. No verás nunca ningún signo de problemas en el “paraíso”. Por el contrario, cuidará mucho su imagen en las redes, ello forma parte de su fachada. Lo mejor que puedes hacer es bloquearlo de todas las redes sociales, y evitar así la tentación de espiarle.

9. ¿Cuánto durará la nueva relación?

No te preocupes por el tiempo, finalmente la nueva relación fallará, siempre lo hacen. La devaluación  de las fuentes principales de suministro es inevitable.

10. ¿Tiene efecto sobre él mis demostraciones de que soy muy feliz ahora que la relación ha terminado?

No te tomes la molestia de hacerlo. Sabe que estás destrozada y se burlara de tus intentos de fingir lo contrario. Todavía puede sentir lo que realmente está sucediendo. En lugar de parecer feliz harías mejor en parecer neutral e impasible. Céntrate en tu vida.

11. ¿Qué podría hacer para ganarle de nuevo?

Realmente, nada. Si intentas darle combustible positivo, te rechazará con rabia porque lo encontrará rancio y te ha devaluado. Todas las demás cosas que hagas serán inútiles, porque lo único que provocaran es que intente seguir extrayendo de ti combustible negativo: rechazarte, humillarte, engañarte, no contestarte las llamadas, etc. Lo más probable, de todas maneras, es que dentro de un tiempo intente aspirarte y comience su juego de hoover.

12. ¿Qué errores cometí para hacer que la relación se derrumbara?

Todo está en la mente del narcisista. En realidad, la devaluación y el descarte eran inevitables desde el principio. No lo olvides, tú no hiciste nada malo.

13. ¿Me explicará algún día por qué hizo lo que hizo?

No va a suceder. Necesita mantenerte pendiente de respuestas y cierre. Ellos nunca explican a nadie la razón de sus actos, ni terminan formalmente ninguna relación.

14. ¿Piensa el narcisista alguna vez en mi?

En absoluto. Una vez que te descartan de su vida desapareces totalmente de su mente. Se acordará de ti cuando encuentre algún objeto tuyo, o si sabe de ti por algún tercero, entonces es probable que intente el hoover.

15. ¿Vale la pena revisar la relación desde el principio para intentar encontrar algún sentido a lo vivido?

No tiene caso hacerlo. Nos exponemos a revivir situaciones traumáticas para nosotros. La respuesta no se encuentra allí. No le des más vueltas.

16. ¿El narcisista me extraña?

No te extraña para nada. Estás fuera de su mente. Es muy egoísta, no dedica ni cinco minutos de su precioso tiempo a pensar en las fuentes que ha devaluado y descartado. Tal vez extrañe alguna vez tu combustible, pero nada más.

17. ¿Ama más a la nueva persona de lo que me amó a mí?

Le dirá a la humanidad entera que nunca ha amado a alguien así. Por supuesto que lo ha hecho. Siempre es lo mismo, pero no es amor como tú lo entiendes. Ellos son incapaces de amar. Sólo quieren combustible.

18. ¿Guarda los regalos que le di?

Sí. Los utilizará como señuelo cuando llegué la hora del hoover y para triangular.

19. ¿Por qué ha eliminado todas mis fotos de las redes sociales?, o el caso contrario: ¿Por qué no ha eliminado todas mis fotos de las redes sociales?  

Si las ha eliminado es para provocarte y mantener a la nueva adquisición feliz. Si no las ha eliminado es también para provocarte y mantenerte colgando. Ya sabes, Jalisco nunca pierde.

20. ¿Por qué está diciendo esas cosas horribles acerca de mí a otras personas?

Es una campaña de difamación. Todas las víctimas son sometidas a ésta, lo que pretende es dañar tu imagen para que tu relato sobre sus abusos no tenga credibilidad. Tú no eres nadie especial. No reacciones, céntrate en tu vida, el temporal pasará.

21. ¿Se siente mal por la forma en que me trató?

No. Carece de empatía para ello. Lo más que puede hacer es justificarse pensando que tú te lo merecías. En realidad, sabe perfectamente que su conducta ha sido destructiva, pero, sencillamente, le es indiferente. Es duro, pero es la realidad.    

22. ¿Por qué se siente que no importa lo que hagas siempre parece que ellos ganan?

Porque cambian las reglas a su gusto a cada momento. Su poder radica en sus mentiras. Si dejas de creerle, perderá su control sobre ti.

23. ¿Volverá a hablarme alguna vez?

Lo más probable es que sí, cuando llegue el momento de hoover.

24. ¿Es consciente de las cosas que me hizo? ¿Las hizo con intención?

Totalmente. Su objetivo era extraer de ti combustible negativo, un asunto para ellos muy importante, por eso lo planean y calculan cuidadosamente. No dejan nada al azar. Puede ser que aprovechara alguna circunstancia imprevista para maltratarte, pero todas sus manipulaciones fueron intencionadas desde el momento mismo de la seducción.

25. ¿No hubo nada verdadero en la relación? Parecía tan real en el tiempo de la idealización.

Lo único verdadero fue tu amor. Toda su actuación durante el período de la seducción y el enganche fue un montaje, aunque pareciera muy real, su  interés era conquistarte como su fuente de suministro y explotar algunas características tuyas conforme a su agenda. Es duro, pero acéptalo. Todo lo demás fue un engaño.

26. ¿Su trastorno tiene alguna cura?

No cambian nunca. Su adicción al combustible los domina por completo, pueden pasar por momentos de mayor vulnerabilidad pero en cuanto se recuperan vuelven al mismo comportamiento abusivo porque no saben actuar de otra manera. Además, el narcisismo es un trastorno ligado al desarrollo temprano que ha afectado en forma irreversible su capacidad de empatía y su conciencia moral. Su “yo” verdadero está atrapado en un niño de 5-6 años, el “yo falso” que se inventaron es un mecanismo de defensa para sobrevivir. Son dignos de compasión, pero hemos de ser cautos con este sentimiento porque lo utilizarían para manipularnos.

27. ¿Es posible quedar como “amigos” del narcisista?

Quedar como “amigos” es una trampa del narcisista para destruir el Contacto 0. Ellos lo que quieren es tener la puerta abierta para entrar y salir de tu vida, dando pie a nuevos abusos y manipulaciones. Además, ellos, propiamente, no tienen amigos, todos son aparatos o fuentes de combustible para él. En realidad cuando son amables es cuando más debemos sospechar porque ellos nunca son amables, salvo que tengan algún interés o quieran manipularnos.

28. ¿Conviene exponerlos públicamente o decirles directamente que sabemos su trastorno?

En absoluto. Confrontarlos directamente o, peor aún, exponerlos públicamente les causaría inmediatamente una “injuria” narcisista y provocaría su ira, de consecuencias impredecibles. Nunca van a reconocer nada, y comenzarían una campaña difamatoria contra la persona hasta desacreditarla completamente. Ellos defienden su fachada con uñas y dientes, y son muy vengativos, no pararán hasta hacer todo el daño que puedan a la persona que se les enfrenta, y usaran todo su arsenal: manipulaciones, mentiras, amenazas, etc.

29. ¿Cómo puedo vengarme del narcisista?

Respuesta corta: A través del Contacto 0 y recuperando tu vida totalmente. Por Internet circulan algunos vídeos que proponen tácticas para vengarse del narcisista. Sinceramente, me parece una gran irresponsabilidad enseñarle eso a las víctimas. Someter al narcisista a manipulaciones y juegos, un terreno en el que nos llevan clara ventaja, es caer en su estrategia. Él quiere, precisamente, que hagamos eso. Nos provocarán para que explotemos emocionalmente, nos podrán trampas, se presentarán ante los demás como víctimas. Su maldad es muy refinada y es insaciable cuando se siente resentido. La única revancha inteligente es cortar la relación sin mayores explicaciones, y sin juegos de ninguna especie, establecer un Contacto 0 con el maltratador, recuperar la propia vida, liberarnos de su toxicidad, y comenzar a crecer como seres humanos íntegros. Todo lo demás, sencillamente, sobra y sólo nos puede traer más complicaciones.

30. ¿Podré recuperarme del abuso? ¿En cuánto tiempo?

Sí, te recuperarás, sin duda. El testimonio de muchas víctimas así lo confirma. El tiempo que se requiera dependerá de cuánto ha durado tu relación con el narcisista y del tipo de abuso sufrido: financiero, sexual, físico, emocional o psicológico. Habrá casos en que se necesitará ayuda profesional. Hay áreas clave que hay que restaurar: autoestima, asertividad, confianza en uno mismo, establecimiento de límites, etc. Es condición indispensable establecer y mantener el Contacto 0, o, en el caso de que sea imposible, un Contacto Mínimo.

Hasta aquí las preguntas que he recopilado, seguramente quedarán muchas más cuestiones por resolver, según cada caso. Meditemos sobre esto, y hagamos nosotros mismos el “cierre” de nuestra relación con el narcisista. Si tenemos estas cosas claras, podremos centrarnos mejor en nuestra recuperación y se nos facilitará el mantenimiento del Contacto 0

Si algún lector quiere agregar alguna otra pregunta que considere importante, estamos abiertos a sus aportes y comentarios. Un saludo y adelante siempre con la vida, nuestro mayor regalo.

@libresdelnarcisista