ACERCA DE ESTE BLOG

miércoles, 18 de enero de 2017

¿Obsesionarse con el narcisista? 3 razones a favor


Los que no han padecido en primera persona el abuso narcisista les cuesta mucho comprender la demoledora experiencia que sufrimos las víctimas de los narcisistas.

Con buena intención, amigos y familiares cercanos, sin reparar en el tremendo daño psicológico y emocional que hemos sufrido, una vez que han pasado los primeros días o semanas, nos dan consejos del tipo: “Olvida ya el tema”, “tienes que pasar página”, “acepta la realidad”, “tienes que superarlo”, “deberías hablar de otra cosa”, y, sobre todo, “no te obsesiones…  

No es así de fácil. Quien ha sido herido por un narcisista sabe que el dolor y el desconcierto duran mucho tiempo

Este tipo de consejos pueden estar bien para quien ha vivido una relación “normal”, sea de pareja o de amistad. Una ruptura casi siempre es traumática, desde luego, pero ni comparar con la experiencia de haber estado bajo las garras de un psicópata o de un narcisista

Las víctimas sentimos una gran necesidad de contar nuestra historia, de sacar a la luz nuestro sufrimiento, de exponer nuestra causa. Esa ha sido, por lo menos, mi experiencia.

A veces he optado por callar a fin de no preocupar a la gente que me quiere.

La realidad es que es muy difícil que alguien que no haya vivido la depredación emocional de un narcisista, pueda comprender las tremendas secuelas que deja en sus víctimas.

Esta tarde, pensando en todas estas, me he preguntado si vale la pena “obsesionarse” con el narcisista. He llegado a la conclusión que sí, que si queremos realmente seguir adelante con nuestra recuperación debemos obsesionarnos.

A continuación les presento 3 razones por las que hago esta afirmación:

1. Necesitamos entender qué es el trastorno narcisista y qué nos ha sucedido:


Si queremos recuperarnos, debemos educarnos sobre la patología de la personalidad narcisista. Sólo así entenderemos el cambio repentino en el comportamiento del sujeto que sufre este trastorno: de la sobrevaloración extrema a la devaluación total y al descarte. No fue nuestra culpa.

Debemos aprender a identificar sus tácticas manipulativas: el gas lighting, el tratamiento del silencio, la triangulación, la victimización, etc. Así nos liberaremos de la disonancia cognitiva que todo ello nos ha producido.

Comenzar a entender es comenzar a sanar.

Debemos aceptar que el abuso experimentado en una relación con un narcisista es inevitable. No hay forma de escapar. Hemos de darnos cuenta también de que seguirá tocando nuestra puerta hasta que nosotros cerremos bien todas las rendijas. Él, en realidad, siempre viene a por más, porque se vuelve adicto al suministro narcisista que extrae de nosotros.

Para sentir que está vivo, el narcisista necesita nuestra validación. Ingenuamente confundimos su continuo retorno a nosotros por amor. Es un engaño y hasta que lo reconozcamos como tal, puede ser muy difícil acabar con el ciclo vicioso.

Sólo así despertaremos a la realidad de lo que hemos vivido, saldremos del estado de shock en el que nos ha dejado sumido el narcisista, y aceptaremos la verdad de lo que ha sido nuestra relación.

Después de haber estado en la burbuja del narcisista, nada más liberador que la realidad, pura y dura.

2. Necesitamos tiempo y espacio para expresar y procesar nuestro dolor y nuestros sentimientos
 

Para que una herida se cure hay que ponerla al descubierto. Necesitamos expresar los sentimientos que han sido represados durante tanto tiempo: rabia, indignación, tristeza, ira, miedo, etc.

Hemos sido burlados y engañados por un falso amor, se han valido de nuestras vulnerabilidades, nos han explotado, y luego nos han desechado como un objeto. Iñaki Piñuel habla de una verdadera “violación” del alma.

Como nuestro amor, o nuestra amistad, ha sido lo único real en la relación, llega un tiempo en que hay abortarlo. Suena muy duro decir “abortar el amor” pero lo cierto es que hemos amado a una persona que se fabricó ex profeso para engatusarnos, un personaje que no existe, que es una ficción, una máscara. Sí, seamos valientes, ¡abortemos el amor que hemos tenido al narcisista!, reconozcamos que esa persona con la cual estuvimos vinculados ni estaba enamorado de nosotros, ni era nuestro amigo, ni nos amaba.

Todo ello es muy duro, lo sé, y requiere su tiempo procesarlo.

Muchos de nosotros hemos sido programados para negar y descartar nuestros sentimientos negativos, lo que nos hace permanecer atrapados en un estado emocional insano que puede convertirse en una verdadera depresión.

Las víctimas tenemos el derecho de desahogarnos, el derecho a procesar nuestro dolor.

Necesitamos tiempo para llorar. El que haga falta, el que cada quien necesite, más allá de los consejos que puedan darnos.

3. Necesitamos fortalecer nuestra decisión de CONTACTO 0
 

La única manera de liberarnos verdaderamente de un narcisista es establecer y mantener una regla de CONTACTO 0. Este proceso no es fácil, toma su tiempo y a menudo más de un intento.

Debemos tratar al narcisista como si estuviéramos rompiendo la adicción a una droga. Hemos sido condicionados por el vínculo traumático que nos mantiene atados a nuestro depredador. Esa es la droga de la que tenemos que liberarnos.

Así como el narcisista necesita que otros validen su existencia, ahora nos han programado para creer que lo necesitamos para sobrevivir. Este sentimiento, por supuesto, es sólo temporal y un resultado directo de su lavado el cerebro, pero sólo puede ser superado mediante el establecimiento del CONTACTO 0 y la desprogramación de la víctima.


En síntesis, necesitamos obsesionarnos con el narcisista para comenzar nuestro proceso de sanación y recuperación. Por supuesto, esta “obsesión” es sólo temporal, no es sano ni conveniente vivir en un continuo “flashback” de situaciones que han sido traumáticas para nosotros. En algún momento hay que cortar.

Hay que centrar la atención en nuestra vida, dejar de enfocarnos en el narcisista, decirle adiós definitivamente, ¡hasta más nunca!, y dedicarnos en serio a nuestro desarrollo y mejoramiento personal.

Ese momento llegará, seguro,...  entretanto sigamos trabajando en nuestra recuperación emocional, comprendamos a fondo lo que hemos vivido, y fortalezcamos nuestra decisión de romper todo contacto con el narcisista.

El silencio de la noche ya se asoma desde el horizonte.


@libresdelnarcisista

8 comentarios:

  1. En mi caso saber mas sobre el narcisismo, leer mas sobre el tema, ENTENDER lo que es ese trastorno, resultaba siempre liberatorio. Si estaba dolida, sin entender, como perdida, injustamente tratada, entenderlo me hacía sentir mejor, me 'recuperaba' en ese mismo instante ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te comprendo porque cuando descubrí el trastorno de mi "amigo" me sucedía lo mismo. Era como hallar la luz al final de un túnel. Pero esa etapa debe terminar en algún momento, y debemos en algún momento enfocarnos en nosotros mismos y centrarnos en nuestra propia vida. Un saludo

      Eliminar
  2. Tengo una duda y ya llevo leyendo sobre esto hace tiempo. Llega un momento en que el narcisista desecha el suplemento porque ya no le sirve o lo ha agotado, y de hecho lo reemplaza por otro. No entiendo lo que la mayoría de los expertos afirman sobre que el narcisista siempre vuelve a por su ex-víctima pasado un tiempo (semanas, meses años) y como si nada hubiera ocurrido. Aquí se menciona ese "continuo retorno". Si se supone que ya ha extraído todo lo que quería de ella e incluso la ha reemplazado, ¿qué le hace regresar? ¿la ausencia de un nuevo suplemento? ¿se hace adicto a cada suplemento por lo que cada uno le aporta? Sé que una característica de los narcisistas es que se aburren con facilidad. Conocido un suplemento y extraído su potencial ¿por qué volver con él? ¿no se trata de buscar siempre algo nuevo? Otros estudiosos en el tema afirman, por el contrario, que una vez desechado el suplemento no habrá nada que haga volver al narcisista con su ex-víctima, pues la ve como algo inservible y despreciable. No entiendo bien esta dicotomía. ¿Me lo podrías aclarar? Muchas gracias y enhorabuena por el blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es inútil aplicar nuestra lógica a la forma de actuar del narcisista. Para él lo importante es el combustible, es decir, el "suministro narcisista", que es la droga que los mueve en todas sus acciones. Los narcisistas consideran un combustible de altísima potencia para su ego el que pueden recibir de una victima que han abusado y desechado, y que a pesar de ello, logran aspirar de nuevo a su burbuja. Por eso la posibilidad de que en determinado momento intenten hacer "hoovering" (aspirar de nuevo) siempre son muy altas, lo que obliga a las antiguas víctimas a estar siempre en guardia. De todas maneras, que el "hoover" se aplique dependerá de muchos factores: la proximidad de la victima, la disponibilidad de combustible que tenga el narcisista, el esfuerzo o energía que haya que emplear, el deseo del narcisista de vengarse y castigar a la victima por haberle dejado, etc. En algunos casos, por ejemplo, si la victima se mantiene inaccesible o lo ha expuesto públicamente, etc. la posibilidad de su regreso son casi nula. En la mente enferma del depredador emocional la victima le pertenece para siempre, es una extensión suya, y si se ha rebelado, su deseo es vengarse porque ha recibido una injuria. Como ves, este tema es complejo porque va a depender de cada caso en particular. En este sentido, no siempre regresan porque han "re-idealizado" a la fuente, sino porque desean recibir combustible negativo denigrándola y devaluándola de nuevo y con más saña. Todo esto hace que volver con un narcisista después de haber roto la relación puede tener consecuencias nefastas para las personas que caen de nuevo en sus redes. De esto podemos decir más cosas, pero sigamos investigando. Un saludo

      Eliminar
  3. Mi problema es que es mi madre y jefe!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces tenemos situaciones familiares y laborales que nos impiden desligarnos de estos personajes siniestros. Creo que es importante, en estos casos, educarnos y estar prevenidos para que el contacto sea el mínimo posible. Hay un método, el de la "piedra gris", que aunque es difícil de aplicar, es muy efectivo: no darle al narcisista ninguna reacción emocional que le sirva de combustible, lo que reduce su toxicidad en sus relaciones con nosotros. En fin, este es tu reto, lo importante es tomar conciencia de la realidad y actuar en consecuencia, buscando siempre superarnos y alimentar en todo nuestra autoestima como personas. Ánimo, siempre adelante, sea como sea, tú vales mucho como persona

      Eliminar
  4. He leido este articulo que no conocia y me ha gustado mucho...pienso que es bueno saber que la obsesion por saber que ha pasado es un paso para la recuperacion..saber que no fue nuestra culpa..que fuimos manipulados..que siempre sera asi si lo permitimos..en mi caso era extranjero y hacia cientos de km.para volver..siempre di por hecho que era por amor y siempre acababamos igual..devaluandome y yo echandole de mi lado ..para despues de un tiempo volver a empezar..no sabia de esta patologia..ni me lo podia imaginar alguien fuera asi..y por eso lo confundia con amor..una de las ultimas veces me confeso que siempre tenia necesidad de volver y que SE odiaba por ello..NO A MI..A EL..son dignos de lastima..pero no se puede permitir este comportamiento..UN SALUDO Y SIGAMOS EN LUCHA POR UNAS RELACIONES SANAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, necesitamos un tiempo para comprender y curarnos de la disonancia cognitiva que nos ha dejado el paso de esa persona tóxica por nuestra vida, necesitamos también procesar nuestro dolor y hacer el duelo, liberarnos emocionalmente, y necesitamos contactar con nuestros verdaderos valores y fortalecer nuestra decisión de Contacto 0, porque ellos siempre vuelven a por más, se han habituado a nuestro combustible, hasta que nos drenan completamente. Por supuesto que se odian por esto, porque se dan cuenta que en el fondo son terriblemente dependientes de nuestras reacciones emocionales, aunque nos hagan creer que somos nosotros los que dependemos de ellos. Un abrazo y ánimo siempre en tu camino de recuperación

      Eliminar