domingo, 4 de junio de 2017

EL CICLO NARCISISTA: la idealización o "love bombing". 3 verdades que hay que aceptar


Cae la tarde. Revisando mis notas, un montón de papeles que voy amontonando en una carpeta, me doy cuenta que todavía no he hablado del ciclo de la relación con un narcisista. Conocer esta dinámica nos ayuda a comprender el proceso del abuso que hemos sufrido.

Cuando nos vinculamos con un narcisista, u otra personalidad tóxica, la relación pasa por diferentes fases.  La primera, el período dorado, es la etapa de idealización, el tiempo de la seducción y el enganche; a continuación se sucede la fase de devaluación, el narcisista denigra a la víctima y la maltrata psicológica y emocionalmente hasta casi destruirla; y, finalmente, viene la etapa del descarte, el depredador abandona a su presa la mayoría de las veces de la peor manera posible, como quien arroja un objeto a la basura.

Algunos agregan una cuarta fase, el hoover, cuando el abusador narcisista aspira de nuevo a la víctima, sea que la haya descartado o que ella misma lo hubiera abandonado, haciendo que regrese a su burbuja con el señuelo de una vuelta al período dorado de la relación, comenzando así de nuevo la pesadilla del ciclo del abuso, a un ritmo más rápido y, si cabe, más demoledor.

Todas las relaciones con el narcisista, especialmente las que mantiene con sus fuentes principales de combustible, sean de pareja o de amistad, siguen, más o menos, las mismas fases.


La idealización o “love bombing”

La idealización, algunos lo denominan “love bombing”, bombardeo de amor, constituye el fundamento, como veremos, de todo el maltrato que sufrirá la víctima del narcisista.

He reflexionado muchas veces sobre esto, he tenido que hacerlo, y ello me ha ayudado a purgar el veneno que me inyectó el depredador emocional en esta etapa.

La raíz de todo está en esta fase. Esa fue la trampa que nos hizo caer en la ilusión de tener una amistad o una pareja.

Señalaré a continuación algunos aspectos relevantes de lo que viví en esta etapa:

1. Una máscara seductora:

El narcisista te seduce exhibiendo su mejor máscara, es todo un personaje lleno de encanto, amabilidad, simpatía y buen genio. La víctima queda, literalmente, deslumbrada. El encanto de los narcisistas es conocido, saben que lo tienen y cuando buscan conquistar a la víctima despliegan todas sus dotes de seductor consumado.

2. El alma-gemela:

Este personaje lleno de charm, se convierte para la víctima en su alma-gemela. Estudian los gustos, aficiones, valores, el modo de vestir, las palabras y hasta los gestos de la víctima y los copian. Este proceso se llama en inglés mirroring, espejear, y a mí me resultó sorprendente detectarlo en mi “amigo” narcisista. Interés por los mismos temas, valores en común, las mismas inquietudes intelectuales y sociales. Alucinante. La conexión se hace inmediata.

Más tarde, cuando dejé de ser su fuente principal de combustible, mi “amigo” narcisista cambió de “personaje” en base a las características de su nueva víctima: su peinado, su vocabulario, sus valores, todo estaba adaptado a esta nueva persona. Si no lo hubiera visto con mis ojos no lo hubiera creído.

Todo esto me hizo darme cuenta que la persona que yo conocí como mi “amigo” durante la etapa de idealización nunca existió, todo fue una actuación, un espejismo, hecho a mi medida para seducirme.

3. Víctimas necesitadas:

El narcisista se presenta como una víctima de la vida, un incomprendido, alguien que ha sufrido en manos de personas que no han sabido, ¡vaya injusticia!, valorarlo como él merece. El historial de sus penas parece no tener fin.

Esta fachada necesitada despierta en la víctima sentimientos de compasión, por lo que se siente movida a darle todo su apoyo, a acogerlo, a suplir todas las carencias que el “pobre” narcisista sufre. Ello demandará tiempo, dedicación, recursos de todo tipo, etc., una generosidad que el narcisista sabrá explotar a lo largo de la relación según sus fines y conveniencia.

4. El pedestal:

El narcisista pone a su víctima en un pedestal, le consulta todo sus asuntos como si ella fuera un oráculo divino, la hace sentir importante, inteligente y valiosa, la colma de halagos, atenciones y cumplidos. Este baremo tan alto en que el depredador coloca a su presa es un arma de doble filo, cualquier mínimo fallo que el narcisista perciba en el comportamiento de la víctima será suficiente para justificar su futura devaluación.

Es de hacer notar que los narcisistas no conocen el término medio, o idealizan a las personas como si fueran cuasi perfectas según los requerimientos de su fantasía, o las devalúan completamente como si no valieran nada.

5. Bombardeo comunicacional:

El narcisista dedica bastante tiempo a comunicarse y a estar con la víctima, continuamente la bombardea: visitas, textos, mensajes, llamadas,… Es deliberadamente intenso y abrumador. Utiliza palabras “gancho” para atrapar a la víctima: “eres mi mentor”, “eres especial”, “qué suerte tenerte cerca”, “qué bien me hace estar contigo”, “te extraño”, “te quiero”,  etc.

En mi experiencia personal, todas estas palabras hermosas carecen de significado real para el narcisista, él las utiliza porque sabe que tienen un efecto emocional en las personas. Los narcisistas son unos magos a la hora de utilizar el lenguaje con fines manipuladores.

6. Condicionamiento y lavado de cerebro:

En esta etapa la víctima es condicionada a reaccionar de determinada manera, sobre todo a través de la repetición de una serie de refuerzos que astutamente el narcisista va sembrando en la relación, y que se convertirán en la base de la formación de la mezcla venenosa, el vínculo traumático.

Mensajes amorosos dados a una misma hora, llamadas nocturnas, la visita en determinados días de la semana, la asistencia a ciertos lugares, actividades en común, atenciones, etc. Así la víctima va siendo condicionada a actuar y responder siguiendo ciertas pautas y se generan en ella expectativas de que siempre será así. Conductismo puro.

Al estrecharse la relación, la víctima contribuye a sostener la ilusión que hay en la mente del narcisista sobre sí mismo: su “falso yo” inflado. La idea de su grandeza, su carácter único, el sentirse especial y con derecho, todo los rasgos que definen su narcisismo la víctima los asume como reales, fruto del lavado de cerebro a que la va sometiendo su depredador, atrapándola en su burbuja.

7. Estudio de las vulnerabilidades:

Es en esta etapa cuando el narcisista se da a la tarea de estudiar cuidadosamente las vulnerabilidades de su víctima, para ello la animará a que deposite en él su confianza y le exprese sus miedos, anhelos, debilidades y secretos más íntimos.

Toda esta información será registrada rigorosamente por el depredador emocional, quien no dudará en utilizarla cuando llegué el momento de la devaluación y el descarte. Gracias a eso, sabrá exactamente que botones tocar para herir a la víctima y manipularla emocionalmente.

8. Testeo y rebasamiento de los límites personales:

En esta etapa el narcisista intentará rebasar los límites de la víctima, sus horarios, espacios, tiempo, atención, etc. Si la víctima cede, si rompe sus esquemas personales, o no le pone freno, el narcisista se adueñará de todo como si le perteneciera.

Durante esta etapa el narcisista hará algunas pruebas para ver cómo reacciona su víctima a sus posibles juegos manipuladores: hará un breve “tratamiento silencioso” a ver cuál es su respuesta, faltará a alguna cita, dejará de llamarla algún día, no contestará tan pronto sus Whatsapp, de esta forma va midiendo hasta donde es capaz la víctima de soportar el arsenal de maltratos que ya va previendo para la fase de devaluación.

Estas son, a mi juicio, los rasgos más importantes de la fase de idealización, por lo menos tal y como yo la viví.


Tres verdades fundamentales sobre la idealización

Es importante tomar conciencia que esta etapa, la idealización, montada por el narcisista para atraparnos es, en sí misma, un ABUSO en toda regla. Nadie tiene derecho a engañarnos de esta manera a fin de seducirnos para posteriormente denigrarnos y destruirnos emocionalmente. Toda esta dinámica es altamente tóxica, patológica y claramente abusiva.

Tenemos que aceptar unas cuantas verdades, aunque sean un poco duras. Mientras no nos convenzamos de ellas, seguiremos atrapados en el veneno tóxico que ha sido sembrado en nosotros:

1. Toda la etapa de la idealización fue una maléfica ilusión, una mentira, una trampa orquestada por el narcisista para seducirnos. El narcisista ni nos ama ni nos ha amado nunca. El sólo está interesado en nuestro combustible, es decir, en nuestras reacciones emocionales, positivas y negativas, que alimentan su enfermiza adicción de poder y control. De paso, se ha beneficiado de algunos rasgos nuestros, y de nuestros recursos. Nos utilizó como parte de su fachada. Es todo.

2. El narcisista que conocimos como “amigo” o del cual nos enamoramos no existe. Es un personaje creado a nuestra medida con nuestros atributos y características. Lo único real fue nuestro amor o nuestra amistad, pero más allá de eso todo fue una actuación. Lo más parecido al narcisista verdadero es el que se nos mostró cuando fuimos sometidos al destructivo juego de la devaluación y el descarte. Mantengamos eso siempre en mente.

3. La época dorada, el período de idealización, no se repetirá nunca más porque está basado en una mentira, y, además, ya cumplió su objetivo que fue establecer en nosotros el vínculo traumático. El narcisista sabrá jugar con este anhelo de las víctimas de volver a la primera etapa de la relación, y ofrecerá falsas esperanzas, y algún tiempo de respiro para embaucarlas de nuevo. Pero hagamos lo que hagamos nunca hay un regreso verdadero a esta primera etapa de la relación, salvo como una pequeña antesala para volver a devaluar y descartar, incluso con mayor crueldad y sadismo.

Necesitamos, en nuestro proceso de recuperación, meditar y, sobre todo, aceptar estas tres verdades. Son duras, lo sé, llevan su tiempo internalizarlas, pero hay que aceptarlas.

Insisto mucho en esto porque todo el maltrato que sufrimos las víctimas del abuso narcisista ha sido posible gracias a los efectos que quedaron en nosotros de la fase de idealización que vivimos con nuestro depredador.

Como suele pasarme me he alargado más de lo esperado. La noche me sorprende en estas reflexiones. Estaré atento a sus comentarios y preguntas. Un saludo.

@libresdelnarcisista


8 comentarios:

  1. Perfecta descripción. Concuerdo en un todo con lo dicho. Agregaría una mención a la ira, en plena devaluación, que muestra no solo quienes son; llegamos a presenciar la esencia del mal. Tamaña enseñanza de vida nos dejan estos seres. ! Hemos de agradecer haberlos cruzado y ya no tenerlos cerca. (Cuando lo logramos)
    Gracias por la publicación. Voy a usarla para informar si se me permite, a víctimas y posibles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Encantado que la información se comparta y que ruede, sobre todo si sirve para ayudar a las personas a prevenir o a comprender este tipo de abuso. Más adelante pienso hablar sobre la ira del narcisista, que como bien dices es casi tropezarse con la esencia del mal. Un saludo y, de nuevo, muchas gracias.

      Eliminar
  2. Ayuda por favor!... No puedo mas. He intentado dejar a mi pareja que presenta esta patologia mental. Tengo apoyo terapeutico. Pero no he logrado nada. Las ideas de suicidio se han incrementado. Mi cuerpo y mente estan por colapsar. No lo puedo dejar, me engancho una y mil veces y cada dia es mas cruel. Por favor........ Al creador de este blog. Ayudame. Mi terapeuta no entiende del problema..... Ella solo me manda ha hacer meditacion... Pero realmente no puedo hacerla no me concentro. Y mi cuerpo ya esta cansado. Mi sistema nervioso destruido.... Y tipo regresa, me busca, me confundo. Tengo toda la teoria.... Pero no puedo dejarlo....Vivo en la ciudad de Mexico mi cel es 5562505031. Ayuda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rebe, un saludo con todo mi afecto y solidaridad. Comprendo tu llamado, pero te invito a serenarte. Es bueno que sepas que no estas sola en tu lucha, y que muchas personas han vivido situaciones parecidas, yo mismo en su momento, y que han logrado salir adelante. Así que no pierdas la esperanza, será difícil, pero lo vas a lograr, eso seguro. Lo primero es que me parece excelente que tengas apoyo terapéutico, pero debes buscar una persona que conozca a fondo la realidad del abuso narcisista y sus secuelas, porque sino es difícil que logres avanzar. Creo que, por ejemplo, hay una persona Tabatha Lepe que te puede asesorar sobre las terapias que hay en México, tiene un canal en Youtube (https://www.youtube.com/channel/UCOVdLiJjeWnA1Iq98LO58kA) y una página en Facebook. Hay también un libro muy bueno del psicólogo español Iñaki Piñuel : "Amor Zero", muy recomendable, la verdad. En lo personal, no conozco ningún terapéuta porque no me muevo en ese ámbito profesional, y la ayuda que recibí fue sobre todo online y a través de lecturas.

      Por otra parte, si estas siendo sometida a malos tratos psicológicos es normal que tengas todas las secuelas, eso no se cura simplemente con meditaciones, necesitas como mínimo darte un respiro, y separarte de tu maltratador por lo menos durante un tiempo, para que puedas comenzar a respirar y a recuperarte. Es cierto que del "enganche" no nos curamos tan fácilmente, pero un primer paso es una separación aunque sea temporal, porque si no es imposible. Otra cosa importante es que evites el aislamiento, busca personas de tu confianza, aunque sea vía online, grupos en internet, foros, donde puedas recibir apoyo y acompañamiento.

      De todas maneras, hay un límite en las situaciones de abuso y maltrato, si esta persona te amenaza, si te insulta o agrede, creo que debes plantearte defenderte por la vía legal y buscar protección. Por lo menos que otras personas lo sepan y estén en alerta.

      La meta es lograr el Contacto 0, pero si no te sientes preparada, el primer paso puede ser simplemente una separación preventiva, como una forma de recuperar algo tu vida y liberarte de la maladad. Luego ya iras avanzando, te lo aseguro. No sé si eres creyente, te comparto que en mis momentos más difíciles la oración me ayudó bastante, si tienes una Biblia lee algún salmo, y rinde tus cargas, confíale a Dios tu vida. Hay un amor más grande que toda la maldad de este mundo, un amor que está al origen de todo y que nunca nos abandona. Cuenta con mi oración, un saludo y mantén siempre la esperanza.

      Eliminar
  3. siiii....y al final le ves como verdaderamente es ..el mal ..porque es el mal....gracias por tu valentia ..comparto con otras personas que no comprenden porque sucede y se sienten culpables... el mio ya decia verdaderas locuras para hacerme sentir mal..pero le dije todo lo que pensaba de el...ahora ya sabe que lo he descubierto..y me hace sentir bien.. CONTACTO CERO ES LA CLAVE.. y ver su verdadero rostro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, exactamente una vez que le hemos quitado la máscara el camino es el Contacto 0, y liberarse de toda su toxicidad, lástima que a veces tenemos que vivir todo el ciclo, como me sucedió a mi, que tuve que atravesar un largo desierto de meses hasta alcanzar mi libertad. Un saludo

      Eliminar
  4. yo tambien he atravesado un largo recorrido de largos años sin entender..enfermandome..arruinandome y siguiendole "amando"..gracias a ti he comprendido que era la quimica venenosa creada por este ser perverso..a mi y a otras incautas como yo..pero somos fuertrs y salimos mas humanos y sabios..gracias otra vez y no bajemos nunca la guardia pues seguramente atraemos a estos seres malignos....un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, cuando hemos hecho el camino de recuperación del abuso, con todas sus dificultades y noches, valoramos más cualquier gesto de fraternidad sincera, nos hacemos más pacientes con nuestros fallos, se despierta en nosotros ese tesoro inmenso del amor compasivo a los demás. Aprendemos a ser valientes para defendernos, a enfrentar la soledad con entereza. Esa es nuestra secreta victoria. Muchas gracias y un saludo de quien ha compartido tu misma lucha

      Eliminar